Lo afortunada que soy, aunque la suerte no exista

de

Miro todo lo que he crecido estos meses de trabajo en la Escuela de Empoderamiento de Sopela y me brota un sentimiento de agradecimiento brutal hacia todas las mujeres que me han acompañado.… Sigue leyendo