¡Sí, me quiero!

Hace unos días nos entrevistaron en El Mundo para hablar del fenómeno de las mujeres que se casan con ellas mismas. Estamos apunto de cumplir 6 años de la primera boda que se celebró en Bilbao y que no nos ha traído más que alegrías… Miento, también algún problemilla.

Me explico, quererse da mucho trabajo. Ponerte la primera de la lista supone poner a otra gente en otros lugares y eso, es complicado. Es necesario conocer nuestro límites propios, reconocer los ajenos, elaborar discursos del NO, plantarse, dar lugar a la rabia, a la frustración, a la culpa…

¡¡A pesar de todas estas dificultades mantener la llama del amor propio encendida es el mejor trabajo del mundo!!

Pincha en el aquí si quieres leer el artículo de El Mundo