El amor y los miedos en la Contra de La Vanguardia

El sábado yo, May Serrano, ocupé la contraportada de La Vanguardia.

Haz CliK AQUÍ para comprobarlo con tus propiios ojos

Esto, que a priori es una noticia EXCELENTE, ha sacado a la luz algunos puntos oscuros de mí misma que tengo la necesidad de contar para visibilizar todo lo que hay detrás de un  éxito profesional como este.(me ha costado mucho poner ÉXITO)

Que La Vanguardia considere tan interesante lo que digo como para publicarlo en su contra me ATERRORIZA: ¿quién me he creído  que soy yo para decir lo que pienso en voz alta?

Que haya gente de mi entorno que me aplauda y me felicite me da miedo: “a ver si se van a creer que soy una cosa que no soy…”

Que haya gente desconocida que me escriba pidiendo talleres, info o felicitándome me da vergüenza: “si me conocieran no pensarían lo mismo, esto es solo fachada.”

Que haya gente de mi entorno que no lo celebre conmigo me apena, me deja un poso de soledad, de no sentirme querida,  es como si no me miraran, esa sensación de cuando haces algo malo y tus amigas no pueden mirarte a la cara…es raro.

Mi ejercicio ha sido disfrutar mucho de la noticia, comprar el periódico y pasearlo por todo Bilbao. Escucharme todos los pensamientos negativos sobre mí, darles espacio, contarlo por aquí. REsumiendo:

Acunarme los miedos y

celebrar los éxitos.

Anuncios